DEA en Comunicación y Humanidades por URL
Profesor de EADA Business School, IL3 (UB) y IDEC (UPF)
Comunicador y Conferenciante Open Mind
Desambiguador. Ayudante a pensar.

La comunicación no es todo, pero está en todo

El management integrado

Tipo publicación:
Artículos en prensa

Fecha publicación :
16-01-1992

Medio:
MK Marketing&Ventas para directivos n55


  

El presente artículo analiza el Management Tradicional enfrentado al Management Integrado como base de discusión para encontrar Modelos de Comunicación que ayuden a mejorar la productividad de las decisiones. Escribe Joan Elías, profesor de EADA.

La rápida evolución empresarial requiere una fuerte especialización en todos los campos que componen su actividad. Las escuelas de formación empresarial han tenido últimamente, una creciente demanda sobre técnicas nuevas en nuestro país (en otros ya están consolidadas) que avalan el insólito y esperado auge, en pocos años, de conocimientos especialmente dedicados a la empresa.

Las empresas multinacionales de todo el mundo han creado una escuela de acción que peculiariza la forma de relación interempresarial de cada uno de los miembros que la componen. Poco a poco la implantación de empresas extranjeras y la paulatina integración en la Comunidad Económica Europea, van <> a nuestro sector empresarial de la necesidad de conocer y aplicar nuevas formas de dirección.

En este momento, es cuando el Marketing, las Finanzas, la Ofimática, incluso el Diseño y las Relaciones Públicas, se han introducido rápidamente en los despachos de nuestros empresarios.

Es entonces cuando, el directivo experimentado bajo los efectos de la realidad de cada día, se encuentra con unos conocimientos teóricos, recientemente adquiridos, que contrastan en muchas ocasiones, con su bagaje cotidiano. Este mismo efecto, pero en su faceta contraria, se halla el recién diplomado.

Los conocimientos acumulados no son aplicables directamente y debe traducirlos de forma muy, distinta para cada una de las ocasiones prácticas a las que se enfrenta.

A estos hechos, por otra parte normales en un proceso de adaptación como el que está sufriendo nuestro empresariado, los denominamos el síndrome de aplicación.

Por otra parte, la gestión diaria provoca situaciones en que las técnicas específicas (y sus expertos) se contraponen en la resolución de un problema determinado. Es así como, la especialización-estanco no funciona de inmediato, necesitando la aportación de otra técnica, e incluso, no encontrando la solución sino más allá de sí misma, provocando un nuevo elemento de controversia: su descoordinación.

A partir de estas situaciones se plantea la necesidad de encontrar unos puntos de referencia adecuados y manejables que se enfrenten a estos elementos empíricos. Localizar,  en definitiva, una técnica que ayude a la función del directivo y consolide su trabajo reforzando sus conocimientos específicos. A esta técnica la denominamos a partir de ahora, MANAGEMENT INTEGRADO.

El directivo necesita cada vez más, tener la capacidad resolutiva acertada y rentable a cada uno de los problemas que le surgen. Pero al cambio en las relaciones laborales por una parte y a la evolución del consumidor por otra, se ha añadido una fuerte competencia en todos los sectores. Es por eso, que la verdadera integración de estos tres factores (directivos, objetivos y organización) se convierte en la pócima mágica para concluir una actividad con éxito.

Para ello es necesario que el Director, en primer lugar, tenga los suficientes conocimientos (el primer error consiste en partir de la base de que debe conocerse todo) de cada una de las áreas de su empresa. Posteriormente debe ser capaz de encontrar a los mejores colaboradores (éstos deben conocerlo todo sobre su área) y finalmente compartir con toda la organización el Management Integrado. De esta forma nos encontramos con la segunda premisa: la integración de la organización en los problemas directivos.

Otro de los puntos más innovadores que aporta el Management Integrado es el Efecto-Único.

Para el directivo actual, supuestamente superada la asignatura pendiente de conocer las técnicas básicas del Management, la actividad más difícil que se le plantea es la de conseguir que su equipo sintonice con él y con los objetivos de la empresa. Esta premisa comentada con anterioridad como la de mayor relevancia del Management Integrado se consigue mediante la aportación de Modelos de Comunicación.

Es desde aquí, desde donde el directivo debe ser capaz de sintetizar en unos modelos referenciales (incluso ha de encontrar un lenguaje adecuado a las situaciones que se dan en su organización), para más tarde compartirlos con su staff y posteriormente con todos los demás colaboradores. El objetivo final será conseguir un sentimiento corporativo discriminado hacia un objetivo concreto y con sólo un Efecto-Único.

Pequeñas, medianas y grandes empresas deberán participar rápidamente en la aplicación de las nuevas técnicas y el Management Integrado vendrá a ocupar un lugar imprescindible en la actividad de sus dirigentes.

El directivo tiene delante de sí un reto en el que sus conocimientos sobre Planificación Estratégica, Toma de Decisiones, Delegación, Cambio, Motivación, Comunicación Interpersonal, Liderazgo, Conducción de Reuniones, Innovación y Creatividad, serán algunas de las facetas que, coordinadas entre sí, y compartidas con su equipo, constituyen el centro de su gestión en los próximos años.

Bookmark and Share
Ver todos
Joan Elias Copyright 2010 Todos los derechos reservados Aviso legal Contacto